Cazalla de la Sierra y La Algaba rinden homenaje a las víctimas del franquismo


En Cazalla de la Sierra se han exhumado los restos de la fosa localizada en el pueblo. También se ha hecho un homenaje a aquellas personas que murieron por la defender la libertad cuando se realizó la inhumación de los restos.

Video del acto :

http://www.youtube.com/watch ?v=1020pjYeNz8&feature=youtu.be

En La Algaba se señalizará el campo de concentración "las arenas" donde se localiza la fosa común de varios presos del campo de concentración donde eran explotados.

No consta en ningún registro que haya personas enterradas víctimas del franquismo en ese cementerio. Pero estoy abierto a cualquier investigación para comprobar si existe una fosa con presos del campo de trabajo”. El alcalde de La Algaba, el socialista Diego Agüera, se ha mostrado a disposición de los grupos memorialistas después de que estos denunciaran que el Ayuntamiento estaba derribando el antiguo cementerio del pueblo sin verificar si existe o no un enterramiento con 144 presos que murieron de hambre en el campo de trabajo esclavo Las Arenas, entre 1941 y 1942.

“Sí había una fosa perfectamente identificada y, en el primer semestre de este año, trasladamos los restos, con todos los honores y respetos, al nuevo cementerio. Todas esas personas, la mayoría no identificadas, tendrán su homenaje también”, ha insistido el alcalde a Andalucesdiario.es, que ha corregido las declaraciones recogidas en este periódico en las que el gabinete de prensa municipal afirmó que no se buscaría a esas personas porque no fueron fusilados, sino que eran indigentes. “Yo soy el primer interesado en este tema”, ha asegurado. Según explicó, se reunirá este mismo jueves con la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), propietaria de los terrenos donde se ubicó el campo de trabajo esclavo -del que, según explica, tuvo conocimiento por el propio colectivo memorialista-, para señalizar el lugar y colocar un monumento o placa en homenaje a esas personas represaliadas por el franquismo.

El grupo de trabajo de memoria histórica de CGT-A, que no da crédito a la actuación del Ayuntamiento, ya ha comenzado a contactar con los consistorios de donde eran originarios estos presos -de toda Andalucía, Badajoz, Albacete, Alicante, Barcelona, Ciudad Real, Las Palmas, Palencia, Pontevedra, Toledo, Zaragoza- e incluso con el Gobierno portugués -de donde procedían cuatro de ellos- para instarles a que se interesen por la suerte de los restos óseos de sus paisanos.

“[Tras una reunión con el alcalde en septiembre] Nuestra sorpresa es enterarnos por los medios de comunicación (el 12/12) del anuncio, a través de la web municipal, del inicio de las obras de derribo y construcción de un parque con una asignación de 400.000 euros, sin ningún tipo de referencia a la fosa de los presos. En la prensa se manifiesta que no pensaban hacerlo ya que se trataba de indigentes y mendigos que no habían sido fusilados. Una respuesta que no sólo indica un desprecio preocupante y una falta de humanidad absoluta sino que, además, ignora las diferentes modalidades de la represión golpista que llevaron a la marginación y a la mendicidad a miles de personas perseguidas por sus ideas sociales y políticas”, reza la carta dirigida al Ayuntamiento de Medina de las Torres (Badajoz). El grupo también había pedido la intervención de la Dirección General de Memoria Democrática, que, según el alcalde, no se ha puesto en contacto con él. Este periódico intentó sin éxito conocer las explicaciones del departamento dependiente de la Consejería de Administración Local y Relaciones Institucionales.

Los datos sobre ese campo, puesto en marcha por el Ayuntamiento de Sevilla, proceden de las investigaciones realizadas por María Victoria Fernández Luceño y José María García Márquez. “Fue escandalosa la mortalidad que se dio en el Campo de Las Arenas, mucho más que en la Prisión Provincial en proporción a los reclusos que había. Todos ellos en el ‘año del hambre’ (1941-1942) y eran indigentes, sí, pero presos, sin posibilidad de salir del campo. Fue un crimen monstruoso el que se cometió con estas personas“, declaró García Márquez a este periódico.

Tras denunciar públicamente el riesgo de expolio y destrucción de la fosa común ahora se ha empezado a informar a las instituciones (gobierno portugués y ayuntamientos de donde eran originarios los presos) para que comuniquen al Alcalde de La Algaba la necesidad de “proteger el lugar”.

Este campo de concentración, montado por el Ayuntamiento de Sevilla, destacó por “matar de hambre” a 144 presos entre 1941 y 1942.

La reacción a las manifestaciones del Ayuntamiento de la Algaba de que “esas personas no fueron fusiladas, y, por tanto, no iniciarán su búsqueda”. “Eran mendigos, indigentes” han creado estupor, indignación, desastre de gobernantes, están haciendo diferencias entre asesinados por fusilamientos o por negarles el alimento… etc. y ha llevado a RMHSA. CGT-A a la realización de gestiones ante los responsables de “memoria histórica del PSOE.A y de la Memoria Democrática de la Junta” para que actúen inmediatamente, antes de que sea tarde, que ¡¡Paren inmediatamente al Ayuntamiento, en su despropósito !!. Hasta el momento se desconoce el resultados de las posibles gestiones que hayan podido realizar ante el Ayuntamiento.

En estos días, el grupo de trabajo, ya se ha comenzado a contactar, por diferentes medios (Telefónicamente, por correo electrónico o por correo postal) con los responsables de los Ayuntamientos de las ocho provincias Andaluzas y de Badajoz, Albacete, Alicante, Barcelona, Ciudad Real, Las Palmas, Palencia, Pontevedra, Toledo, Zaragoza, así de Portugal (4) y de Argelia (1) de donde eran originarios esos presos, así como con el Gobierno portugués, instándole a que se interesen por la suerte de los restos óseos de sus paisanos realizando gestiones ante el gobierno algabeño.

Ya el pasado 30 de Septiembre José Luis Gutiérrez Molina y Cecilio Gordillo (miembros de RMHSA de CGT.A) se reunieron con el Alcalde, Diego Manuel Agüera Piñero y la Concejal de Cultura, María Dolores Baena, donde se les informó, detalladamente, sobre la petición realizada en 2011 a la Junta de Andalucía, para que se señalizara como “lugar de la Memoria”, también de las investigaciones llevadas a cabo sobre esa instalación (montada por el Ayuntamiento de Sevilla) por parte de María V. Fernández Luceño y José Mª. García Márquez sacando a la luz las penosas condiciones de los presos lo que provocó la muerte, entre 1941 y 1942, también se le instó de la necesidad de realizar las investigaciones necesarias (catas arqueológicas) en el antiguo cementerio encaminadas a la señalización de la fosa común donde se tienen sospechas puedan estar los restos de estos presos como primer paso mientras se buscar los recursos necesarios para llevar la necesaria exhumación de los restos y su traslado a las nuevas instalaciones.

<:info_portfolio:>

Documents joints