José María Azuaga Rico. Escapar de Franco : cien días en la huida de seis guerrilleros

Como en otros lugares de España, en las provincias de Granada y de Málaga también actuó la guerrilla antifranquista durante los años de la posguerra. Surgida a partir de aquellas personas que para evitar la represión se escondían en la montaña (los llamados huidos), se dotó de unas características políticas y militares con el fin de contribuir al derrocamiento del franquismo.


Siempre fueron pocos los guerrilleros, pero los sustentaba una amplia red de colaboradores, los llamados enlaces. Conscientes de que por sí solos no acabarían con el régimen, pretendían ser los catalizadores de un movimiento de insurrección popular que pusiera fin a la dictadura.

La época inmediatamente posterior a la Guerra Civil fue la más difícil para la oposición al franquismo, con un régimen en su apogeo, fortalecido por los éxitos de sus aliados, Hitler y Mussolini, al inicio de la Segunda Guerra Mundial. Pero el declive de ambos dictadores a partir de 1942 y su derrota final dio paso a una época en la que muchos esperaban que la avalancha antifascista sepultara también al régimen de Franco.

Se preveía asimismo que los aliados, vencedores en la guerra, colaboraran en esto de alguna forma. De hecho, acontecimientos como el cierre de la frontera francesa en 1946 o la condena al régimen por la ONU, ese mismo año, parecían ir en ese sentido.

Numerosos grupos actuaron en esta zona, y desde febrero- marzo de 1946 lo hace la Agrupación Guerrillera de Granada, que pese a su denominación actuó también en la provincia de Málaga. Esto último fue frecuente en otras regiones, y ocasionaba desorientación en las fuerzas encargadas de perseguirla, rígidamente circunscritas durante algún tiempo a la actuación dentro de los límites de una provincia. Acabaron solventando este inconveniente con la creación de los Sectores Interprovinciales de la Guardia Civil.


PDF - 3.5 Mo
Decárga el artículo completo

<:info_portfolio:>

Documents joints