cabecera  

- Memoria Libertaria

noticias memoria


llama
MEMORIA LIBERTARIA
Un documental evoca al ’gallego Soto’, líder obrero en Patagonia
Artículo publicado en el diario "El Pais"

P. OBELLEIRO - A Coruña | EL PAIS - 12/04/2007
El gallego Soto sobrevivió milagrosamente al baño de sangre con el que el Gobierno argentino puso fin a uno de los movimientos de lucha obrera más importante del pasado siglo, como fue la rebelión de los trabajadores del rural, la mayoría europeos, en la lejana Patagonia durante los años 1921 y 1922. La historia del anarquista ferrolano Antonio Soto Canalejo, líder de aquellas históricas huelgas en el Finisterre sur americano, centra el documental con el que Xan Leira quiso no sólo rescatar del olvido un importante episodio "del conflicto obrero-patronal" sino también contextualizarlo y mostrar su paralelismo con el proceso de globalización que hoy, bajo la indiferencia "e inacción absoluta de partidos y sindicatos", campa a sus anchas.



La película Patagonia, utopía libertaria y el libro, fruto de una exhaustiva investigación sobre aquellas revueltas y uno de sus principales líderes contra "el entramado oligárquico-militar" que gobernaba entonces Argentina, recorrerá, tras su presentación ayer en A Coruña, las ciudades gallegas junto a la exposición para la recuperación de la memoria libertaria que organiza la Confederación General del Trabajo (CGT) para recordar y reivindicar el activo movimiento anarquista que existió en Galicia en la década previa a la Guerra Civil. En aquellas revueltas obreras que lideró el Gallego Soto en Patagonia, tierra de inmigración masiva procedente de toda Europa, los obreros se rebelaron por reivindicar derechos tan elementales como tener un botiquín de primeros auxilios escrito en castellano en vez de inglés -en Patagonia mandaba la oligarquía británica-, lograr un "atado de velas para alumbrarse" o por poder casarse y convivir con sus familias.

El Gobierno argentino, presionado por la Corona británica, envió al ejército para acabar con la rebelión y la vida de 1.500 trabajadores de aquella "Patagonia rebelde". Soto logró sobrevivir a la brutal represión y huir hasta Punta Arenas (Argentina), donde moriría 40 años después, fiel a sus ideales de justicia social y sentimiento gallego.

 

 





pie