cabecera  

- Memoria Libertaria

noticias memoria


llama
MEMORIA LIBERTARIA
Emiliano Serna In memorian
Siempre defendió un movimiento libertario preocupado por la cultura, la educación y la vida sana. El anarquismo como filosofía de vida

El pasado jueves 11 de mayo falleció en Bilbao el veterano militante vasco Emiliano Serna. Nacido en Baracaldo, Serna fue un destacado militante de la CNT vasca especialmente durante la época de la II República, la Guerra Civil, el exilio en Francia y a su regreso a Euskadi, antes del fallecimiento de Franco.


Secretario de las Juventudes Libertarias de Baracaldo y miembro del grupo de afinidad Carabina, el alzamiento fascista del 18 de julio sorprendió a Emiliano preso en el fuerte de San Cristóbal en el fuerte de San Cristóbal (Pamplona). Antes había tenido tiempo de conocer a destacados libertarios vascos como Aquilino Gómez, Horacio Martínez Prieto, Chiapuso, Vidal de Nicolás, Felix Likiniano y su compañera Casilda.

Liberado de presidio tras la caída del País Vasco en manos de los franquistas, será posteriormente reclutado para luchar en el bando fascista, aunque conseguirá desertar y pasarse al bando republicano, concretamente a la 25 División comandada por el anarquista Antonio Ortiz. Tras la derrota republicana pasa a Francia por Le Perthus y pronto es recluido en el campo de Argeles sur Mer primero, y después en el campo de Gurs donde coincide con otros compañeros vascos como Vicente Moriones, Liberto Gil y Enrique Goñi. Con la II Guerra Mundial es reclutado en la 150 Compañía de Trabajo. Tras la reorganización de la CNT al finalizar la IIGM y la posterior escisión, Emiliano se alinea con el sector que considera es necesario seguir colaborando con el resto de grupos republicanos y participar en los gobiernos republicanos en el exilio. Será corresponsal de su órgano de prensa España Libre. En 1954, Emiliano regresa definitivamente a Bilbao. Y trata de mantener la oposición al franquismo de la única manera posible: el campo cultural. Da conferencias sobre la historia de la CNT para jóvenes de la HOAC, participa en la fundación de la prestigiosa librería Herriak, de la que será gerente, etc. Cada cierto tiempo es detenido o interrogado. Mantiene correspondencia y contactos con libertarios como Ramón Álvarez, Ramonín, Fidel Miro, Candido Armesto, Angel Arce….

A la muerte de Franco y con la reorganización, Emiliano Serna se reintegra en la CNT, pero pasada la euforia de los inicios, la crisis que se cierne sobre el sindicato y el desacuerdo con ciertas maneras de funcionar le empujan a abandonar la militancia. En su carta de renuncia, Emiliano anunciaba los problemas que poco tiempo después llevarían a la ruptura de la organización. Reclamaba en dicha carta "realismo, oportunismo táctico y posibilismo. Un movimiento práctico y constructivo. Sumar fuerzas para objetivos puntuales. Rechaza la marginación social, que sólo puede llevar al testimonialismo. La actuación de grupos clandestinos. La inoperancia orgánica. La irreverencia sistemática. El menosprecio del conocimiento". Afirma que "los principios no son sagrados, porque el movimiento libertario no puede ser una iglesia". Alerta ante "la falta de equilibrio generacional. La no consolidación del aparato sindical. La falta de una tesorería sana. El embrollo con los carnés y los sellos de cotización". Le parece injusto "el rechazo de los pocos militantes que participaron en la CNS, a quienes se depura por usar el Caballo de Troya en el combate". Le parece absurdo "el rechazo a la prensa burguesa. El prescindir de portavoces oficiales por miedo al liderismo o que la edición de un periódico debe pasar por una asamblea previa".

Poco a poco irá apartándose de la militancia. Todavía colaborará en Polémica y en 1996 publica sus memorias, “Un anarquista de salón”. Siempre defendió un movimiento libertario preocupado por la cultura, la educación y la vida sana. El anarquismo como filosofía de vida.

Falleció el pasado jueves a los 91años de edad.

¡Que la tierra le sea leve!


Miguel

 

 





pie